Las escuelas

Salta

Escuela N° 4530, Cerrillos

Introducción

La Escuela N° 4530 “Teniente Benjamín Matienzo” está ubicada en finca Las Blancas, a 3 km del pueblo de Cerrillos, en la zona sur de la Ciudad de Salta. Es una escuela primaria rural de jornada completa y tiene una matrícula de 129 alumnos (de Nivel Inicial a 7º grado).DSC01895

Comenzó a funcionar en el mes de marzo del año 1939 en una casa alquilada por el Sr. Tomás Ruiz, en Finca Colón, Cerrillos. A partir de 1950 se instaló en un edificio propio y en 1965 fue apadrinada por la Fuerza Aérea Pasiva de Salta. A raíz de este padrinazgo se solicitó el cambio de su nombre y recibió su denominación actual: “Teniente Benjamín Matienzo”. La jornada completa funciona desde el año 1976.

En el Departamento de Cerrillos hay un 23,6 % de hogares con al menos un indicador de NBI[1]. Los alumnos de la escuela pertenecen a familias de escasos recursos, peones rurales que trabajan en su mayoría en diferentes fincas de la zona (cultivos varios,  mantenimiento de tambos y potreros, etc.).

La directora tiene cargo de maestra-directora y como tal distribuye su tiempo entre la enseñanza y la gestión general de la escuela. A pesar de cumplir con las dos funciones, su liderazgo es muy claro y su compromiso con la escuela se refleja tanto en sus relatos como en su obra cotidiana.

Despertar el gusto por el conocimiento a través de diferentes proyectos

Suele suceder que en los contextos adversos los docentes afirman que sus alumnos no están motivados para aprender. A pesar de esta situación, la escuela 4530 convierte el desarrollo del gusto por aprender en un objetivo pedagógico. En las visitas a la escuela fuimos testigos de cómo los chicos y los docentes se entusiasman con el desarrollo de proyectos que aprovechan el espacio natural en el que está inserta la escuela.  Las aulas se expanden, corren sus paredes y todo el predio de la escuela se convierte en una gran aula.

DSC01936

Gran cantidad de conocimientos se articulan en los proyectos de sericicultura[2], radio y elaboración de dulces.

A su vez, la existencia de una huerta y el trabajo comprometido del maestro de agronomía vuelven sustentables los proyectos que, lejos de aparecer como estrellas fugaces y deslumbrar momentáneamente, se han convertido en espacios de trabajo que reúnen los esfuerzos de todos y  son aprovechados para enseñar y aprender Ciencias en forma significativa.

Esta forma de trabajar permite que las distintas áreas del conocimiento se integren, como se integra el conocimiento en la vida cotidiana no escolar. Los proyectos también se integran cuando, por ejemplo, conversan en la radio sobre la información que obtuvieron de la observación sistemática de la evolución de los gusanos.

DSC01947

Al preguntarles a los alumnos mayores qué aprendieron durante todos estos años en la escuela, la mayoría de ellos menciona los proyectos y el taller de radio.

Los alumnos de 7º año, los más grandes de la escuela, afirman:

–          “Durante todos estos años siento que aprendí muchas cosas, en todas las áreas, en proyectos como la radio, sericultura y taller de dulces”.

–          “En estos años aprendí mucho y siento que no porque sea una escuela de campo y pública aprendemos menos. Acá hay muchas cosas más que en otras escuelas no tienen la oportunidad de aprender y por eso debemos cuidarla”.

–          “Lo que más me gusta de la escuela es hacer el trabajo de la sericicultura porque aprendemos mucho sobre los gusanos de seda e investigamos sobre China”.

–          “Lo que más me gusta es la hora de agronomía porque a mí me gusta aprender a cultivar y aprender sobre la naturaleza”.

La escuela 4530 cuenta con los recursos necesarios para el desarrollo de sus proyectos: computadoras con Internet, proyector, pantallas, TV plasma, grabadores, equipo sencillo de radio escolar.

Su directora tiene como sueño que la radio pueda transmitir sus programas para la zona que rodea la escuela.

Un equipo docente entusiasta, comprometido y estable

Las investigaciones sobre escuelas efectivas destacan que el trabajo en equipo es indispensable para coordinar la enseñanza, acordar criterios de evaluación y también para construir un adecuado clima escolar. Respecto a estos aspectos pudimos ver que en la escuela 4530 existe un sólido grupo docente que trabaja como equipo y una directora que lidera, coordina las acciones y contagia su entusiasmo.

La directora tiene 31 años como docente, hace 25 años que trabaja en la escuela y afirma que a los docentes les atrae trabajar en doble jornada. La mayoría de ellos son docentes titulares en sus cargos y esto le da una gran estabilidad al equipo.

Una maestra que se incorporó hace meses a la escuela identifica con claridad la fortaleza de la escuela: “Venir a esta escuela es como recibir un premio a mi carrera (…) se ve el trabajo conjunto entre docentes, los papás acompañan y colaboran (…), los chicos tienen ganas de aprender”.

A su vez, una madre afirma “los proyectos funcionan porque trabajan bien los maestros”.

La aplicación del programa IACE[3] (UNICEF) contribuyó con que la escuela se concentrara en los problemas que le preocupaban en forma prioritaria: la reducción de la matrícula[4] de la escuela y el déficit en la expresión oral de los niños.

Este último aspecto se ve promovido por el trabajo profundo en los proyectos. El conocimiento que adquieren les permite tener temas para conversar, saberes para compartir a través de la radio y esto colabora con el desarrollo de la expresión oral.  A su vez, los mismos chicos dirigen los actos y todo lo que sucede los docentes lo van registrando por escrito, como un modo de sistematizar experiencias y aprendizajes institucionales.

Por los proyectos desarrollados la escuela ha obtenido el reconocimiento del INTA (Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria)  en la XI Jornada Nacional de Sericultura, en las ferias de ciencias provinciales (2011 y 2013) y de UNICEF. En este último caso obtuvieron el primer premio a nivel provincial por el trabajo de autoevaluación para la mejora de la calidad educativa en escuelas primarias.

“En estos años aprendí mucho y siento que no porque sea una escuela de campo y pública aprendemos menos. Acá hay muchas cosas más que en otras escuelas no tienen la oportunidad de aprender y por eso debemos cuidarla” (Alumno)

Que todos avancen en el aprendizaje y se sientan a gusto en la escuela

En la escuela Matienzo se consideran las diferencias que existen entre los niños en sus ritmos de aprendizaje. Tienen 3 niños integrados con la escuela especial de Cerrillos y también inscriben niños que han repetido en otras escuelas.

Una de las mamás nos cuenta que su hija requiere de educación especial, hizo primer grado en la escuela, luego estuvo 3 años en otra institución y volvió a llevarla a la escuela Matienzo donde se siente a gusto y avanza en el aprendizaje.

Sobre la repitencia, la directora afirma “Si están 8 horas en el colegio y el maestro trabaja conscientemente, en esta escuela no debe haber chicos que se queden de grado”. Los chicos más avanzados también colaboran para mejorar los logros de quienes requieren de más tiempo para alcanzarlos. A su vez, se elaboran propuestas para que los chicos con más dificultades adquieran los aprendizajes requeridos y no repitan el grado.

Asimismo, el clima escolar permite que chicos que tuvieron experiencias difíciles se sientan cómodos y contenidos. Un alumno, por ejemplo, comentó: “lo que más me gusta es estar con mis compañeros porque puedo compartir cosas con ellos y me hacen sentir muy feliz, me hace olvidar lo que me pasó hace mucho tiempo atrás”.

Podemos afirmar que es parte de la política de la escuela preocuparse por que todos aprendan y se sientan a gusto en la escuela. Los alumnos nos muestran con su testimonio que esto es mucho más que una expresión de deseos. En una síntesis interesante, uno de los alumnos expresa: “Yo sentí en todos estos años como alumno, felicidad, alegría, consejos, paciencia y vi cómo crecían los árboles (…)”

La importancia de seguir estudiando: alumnos y docentes

Terminar la escuela primaria en zonas rurales requiere de una reflexión sobre la continuidad de los estudios, que aunque sean obligatorios, no dejan de representar un esfuerzo de traslado. A pesar de ello, los chicos la de escuela Matienzo expresan sus intenciones de seguir estudiando sin que se les pregunte específicamente sobre ello: “En todos estos años aprendí que estudiar es muy importante y que debo seguir la secundaria”, “Yo siento que aprendí a ser un buen compañero, a compartir cosas y a estudiar, por supuesto”, “Aprendí a compartir, a ser amable, generoso y a estudiar”. Expresan así que la escuela los ha ayudado a obtener las herramientas necesarias para continuar su socialización y sus estudios en otro ámbito.

DSC01905No solo los niños disfrutan de aprender sino también sus maestros, que siempre están movilizándose para conseguir capacitaciones en distintos temas. Como ejemplo, reciben cursos de una profesora especialista en Lengua que asiste en forma voluntaria y colabora en la mejora del trabajo de alfabetización en el primer ciclo. Esto resulta importante para el equipo docente ya que muchas de las capacitaciones ofrecidas por el Ministerio de la Provincia, aún no llegan a la escuela.

El vínculo con las familias y la comunidad: una construcción

La colaboración de las familias es indispensable para ayudar a mejorar distintas dimensiones del funcionamiento de la escuela. Estas dimensiones pueden vincularse con la colaboración material pero también, y sobre todo, con la tarea educativa que padres y maestros deben desarrollar en forma conjunta.

En el caso que nos ocupa, docentes y directivos afirman que las familias están comprometidas y apoyan la labor de la escuela. La directora describe: “Los maestros los hacen venir (a los padres). Se preocupan, y esto cambió porque antes no se veía tanta presencia de los padres, vienen a preguntar, a felicitar, cada vez que se los llama, vienen”. Las familias también afirman que existe un trabajo conjunto de familias, directores y maestros.

Los padres son convocados a reuniones para conversar sobre el aprendizaje de sus hijos, y también para actividades como la maratón de lectura (Fundación Leer), jornada Escuela, Familia y Comunidad, o para los actos.

Por otro lado, la escuela ofrece a las familias diferentes instancias de formación aprovechando el vínculo que tienen con la comunidad (por ejemplo de primeros auxilios, recomendaciones para el cuidado de los animales domésticos, etc.).  Una mamá afirma: “Estoy muy orgullosa de la escuela porque yo aprendo mucho y los maestros me ayudan mucho con mis hijos.”

Hay ex alumnos orgullosos que llevan a sus hijos a la misma escuela a la que fueron ellos y ya algunas maestras están teniendo como alumnos a hijos de sus ex alumnos. Una madre ex alumna sostiene: “Tengo compañeros profesionales que aman la escuela, ahora como adulto lo ves, antes yo no lo veía”. Esta situación estrecha los vínculos, promueve la confianza que se genera por el conocimiento mutuo y hace más fácil el trabajo conjunto.

En las buenas escuelas los docentes trabajan para que los niños y jóvenes disfruten de aprender y desarrollen el gusto por el conocimiento. Y esto puede verse con claridad en la escuela Matienzo, que aprovecha su entorno natural para motivar el aprendizaje.

Desde Cerrillos, Salta, la directora y el equipo docente de la Escuela 4530, hacen que estar lejos de la ciudad no signifique estar lejos del conocimiento. Con su compromiso cotidiano hacen de la provincia de Salta una provincia más inclusiva y más justa.

[1] Según datos del censo 2010 (Indec).

[2] La sericicultura es la cría del gusano de seda con un conjunto de técnicas para producir capullos y, con ellos, la seda misma como producto textil.

[3] Instrumento de Autoevaluación de la Calidad Educativa

[4] La matrícula se redujo, a partir del año 2012,  por la mudanza del 3º ciclo de EGB a otra escuela. Esto ocasionó que los hermanos más chicos se cambiaban de escuela junto con sus hermanos mayores.